viernes, 5 de mayo de 2017

Margarita Vargas y su (amarga) marcha de la Sonora Dinamita

Margarita Vargas (Medellín, 1960) no era quizá la candidata más ideal para ser la primera vocalista de uno de las agrupaciones más míticas de la cumbia colombiana e internacional: La Sonora Dinamita. En principio, no resultaba una mujer especialmente guapa, ni estilosa, y ni siquiera se movía bien en el escenario; además, la primera vez que le propusieron cantar cumbias, pensó que si estaban locos.


Sin embargo, una voz excepcional y su entrega y profesionalidad consiguieron conventirla en una de las artistas más aclamadas del género, tanto en el tiempo en que estuvo vinculada a la profesión (segunda década de los 80) como en su posterior carrera en solitario.

Resultado de imagen de margarita  sonora dinamita


Resultado de imagen de margarita  sonora dinamita

La presencia de Margarita en la Dinamita, como ya se comentó en una entrada anterior, supuso, en la humilde opinión de quien esto escribe, la época dorada de la banda; no sólo fue que las canciones de estudio acabaran teniendo un gran éxito, siendo como eran canciones con muy buenas letras, pegadizas y de mucho ritmo (temas inolvidables como La colita, Oye, abre tus ojos, Que nadie sepa mi sufrir... ), sino que las interpretaciones en directo resultaban todo un espectáculo divertido, entrañable y en ocasiones hasta picante.




Sin embargo, la marcha de la futura Diosa de la Cumbia, que podría entenderse por sí misma sin necesidad de mayores explicaciones, quedó muy lejos de ser algo normal o pacífico. El abandono, tal y como se cuenta en el programa Historias engarzadas (TV Azteca), acabaría siendo especialmente dramático y, si no fuera por la gravedad de lo acontecido, propio de una telenovela o culebrón y otro triste ejemplo de que la realidad, tan a menudo, supera la ficción.



Si bien es cierto que sólo se escucha la versión de amigos, familiares, y de la propia Margarita, en este amargo guión no faltó casi de nada: abuso profesional, celos amorosos, adulterio, cárcel, un funeral tristísimo, alcohol... y en el que queda, en principio, en muy mal lugar el histórico representante y líder de la banda, Lucho Argain. Queda a juicio del lector/a la valoración de aquellos acontecimientos.

Resultado de imagen de sonora dinamita lucho argain Margarita

martes, 7 de marzo de 2017

La cachaca suave de Los Aliados del Amor

Como ya se ha comentado alguna vez, es una auténtica lástima que muchos artistas cumbiamberos no cuenten con una página oficial en internet (una entrada en Wikipedia o similar es casi impensable). En algunos casos, esta carencia intenta suplirse con una página en Facebook, cuyo grado de actualización es bastante variable.

Un ejemplo de esta situación es la del grupo Los Aliados de Paraguay, también conocidos como Los Aliados del Amor (lo cual contribuye más a la confusión). En su página oficial de Facebook apenas nos indican que el grupo se fundó en el año 2000, y la posibilidad de contactar con ellos para actuaciones. Al menos, está bastante puesta al día, con un vídeo añadido la semana anterior a la escritura de esta entrada.

La imagen puede contener: 5 personas, texto

Y es una pena porque el grupo tiene una cachaca suave, melódica, muy agradecida a los oídos, especialmente porque esa variante de la cumbia que es la cachaca paraguaya puede sonar a veces muy repetitiva. Un buen ejemplo es Amor que mata, con unos toques de guitarra más propios quizá de sonideros argentinos.


Siguiendo una práctica habitual, en este programa mantienen un peculiar "duelo" con nuestros queridos Refugio de amor:



Aquí los tenemos en un triple directo interpretando A tu lado quiero estar, Me estoy muriendo por ti y Soñador:


Precisamente Me estoy muriendo por ti es una de las cachacas preferidas de quien esto escribe:



Y finalmente, una pequeña selección de sus mejores temas.









jueves, 19 de enero de 2017

Un monstruo de la cumbia: Pastor López

La casualidad, muchas veces, nos conduce a encuentros inesperados y felices. En un vídeo de YouTube con un repertorio de cumbias muy alegres, al final aparece la canción Bonita y mentirosa. Aunque la versión de la recopilación es la cantada por el venezolano Nelson Henríquez, las pesquisas iniciales en internet llevaron a pensar que el intérprete concreto era, equivocadamente, el también venezolano Pastor López.




Posteriores búsquedas permitieron, a quien esto escribe, descubrir a uno de los auténticos popes de la cumbia de las últimas décadas. De él dice Wikipedia:

José Pastor López, (Barquisimeto, Venezuela, 15 de junio de 1944), más conocido como "El Indio Pastor", es un cantante, músico y compositor venezolano de género cumbia. [...] Luego de dos años en el combo de Nelson Henríquez (1972-1973) y con el apoyo de Discos Dark, propiedad del productor Roberto Gómez Rueda, formó su propia agrupación Pastor López y su Combo 1973, desde entonces ha grabado temas inéditos venezolanos y cumbias, varias de las cuales son de autores de cumbia peruanos ("Cariñito sin mi", "Traicionera" y otras más).
Reside en Colombia y Venezuela, realiza allí la mayor parte de sus presentaciones y disfruta de considerable popularidad. Además, su agrupación musical ha sido conformada en su mayoría por músicos colombianos. La trayectoria musical de Pastor López en Venezuela, Colombia, Ecuador y otros países es considerablemente extensa. Su estilo es la música tropical, en la que se destacan géneros como la cumbia, el paseo vallenato, el paseaíto y el porro, entre otros.

En su larguísima trayectoria aparecen canciones estupendas, por ejemplo, la mencionada Traicionera. El vídeo pertenece a ese tipo particular que mezcla actuación real con historia inventada (bastante inquietante, por cierto):


Pagarás tiene todo el aire de un bolero, por la contundencia de la letra. De ella se extrae este texto tan brutal y maravilloso:

No estoy triste,
no es mi llanto...
es el humo del cigarrillo 
que me hace llorar



Aquí vemos un vídeo divertido y surrealista, hecho ex profeso, para el trío de canciones Las Caleñas, Sólo un cigarro y Traicionera.



Romántica y gozosa como pocas es Dios te bendiga Elena.




Otra canción destacable es Sin ti, porque "toda la culpa la tienes tú....".



Finalmente, una versión de un clásico con una letra hermosa, poética y social: El plebeyo. Aquí lo vemos en un directo de 2012, en Toronto.


El Plebeyo
(Pedro Infante)


La noche cubre ya con su negro crespón
de la ciudad las calles que cruza la gente
con pausada acción.
La luz artificial con débil proyección
propicia la penumbra que esconde en su sombra
venganza y traición.

Después de laborar vuelve a su humilde hogar
Luis enrique el plebeyo el hijo del pueblo
el hombre que supo amar
y que sufriendo esta está infamante ley
de amar a una aristócrata siendo un plebeyo él.

Trémulo de emoción dice así en su canción.

El amor siendo humano tiene algo de divino
amar no es un delito porque hasta dios amó
Y si el cariño es puro y el deseo es sincero
por qué robarme quieren la fe del corazón.

Mi sangre aunque plebeya también tiñe de rojo
el alma en que se anida mi incomparable amor,
ella de noble cuna y yo humilde plebeyo
no es distinta la sangre ni es otro el corazón.

Señor por qué los seres no son de igual valor.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Los Ponys del Paraguay (cachaca paraguaya)

La cachaca paraguaya es uno de los géneros más representativos de la cumbia, y también uno de los preferidos de quien esto escribe, a pesar de la monotomía sonora de una base rítmica un poco rígida.

Aquí ya hemos hablado de Refugio de Amor, Los Rollers de Encarnación, Kchakumbia o Marilina Bogado, y también de los protagonistas exclusivos de esta entrada: Los Ponys del Paraguay, también conocidos por su ciudad de origen como Los Ponys de Ciudad del Este, caracterizados por los temas románticos, una voz suave y un sonido pegadizo y sumamente agradable, como en las reseñadas Agua de lluvia y Lluvia dile que la quiero.




Curiosamente, este grupo parece tener cierta querencia a servirse de la lluvia en sus canciones, a la manera de grandes clásicos como The rhythm of the rain (The Cascades), November rain (Guns N' Roses) o Sobre un vidrio mojado (Los Secretos). En Afuera está lloviendo (probable título, a partir del minuto 9:22') el agua vuelve a simbolizar tristeza y lágrimas:


Afuera está lloviendo
mojando mi corazón
qué largo se hace este invierno
me hace falta tu calor.

Las nubes pasan llorando
llueve en mi corazón
está nublando en mi alma
desde que dijiste adiós

Sólo quedó
un triste corazón
llorando por tu adiós
agonizando.
Sólo quedó 
colgada en la pared
la foto del ayer...


Una de sus mejores canciones, además de las comentadas, es sin duda Ladrona de sueños:


Y a un mismo nivel, Mi ángel caído del cielo:



La interpretación conjunta de canciones es bastante habitual en la cachaca paraguaya. En otra entrada ya vimos que Tus mentiras, de Marco Antonio Solís, era incluso mejor que la original en la versión de Refugio de Amor y Frecuencia Trío (que repetirían acierto en Cuando tú me besas). En este vídeo de Bendita mujer tenemos a los de Ciudad del Este con Los Rollers de Encarnación, mención incluida a "la Madre de todos los paraguayos", la Virgen de Caacupé:




Al igual que otros grupos cachaqueros del país, Los Ponys no han dejado de cultivar la polca paraguaya:



E incluso han interpretado canciones y baladas pop, como es el caso de la deliciosa A mil kilómetros de ti:



Hoy siento ganas de volar 
De estar en tus brazos
Hoy siento ganas de gritar 
Cuánto te amo
Hoy quiero estar junto a ti 
Y darte un beso
A mil kilómetros de ti 
Me estoy sintiendo

Hay veces que quiero llorar 
Y me contengo
Saber que aún piensas en mí 
Me haría tan feliz 
Pero la triste realidad 
Estoy sufriendo 
A mil kilómetros de ti 
Yo más te quiero

Las plantas del jardín 
Van floreciendo así
Y preguntan por ti 
Sienten igual que yo
La falta de tu amor 
Para seguir viviendo

Esta distancia cruel 
Me ha hecho comprender
Lo que es sentir un amor así 
Y no quiero perderte a ti 
Te necesito junto a mí
Esta distancia cruel 
me ha hecho comprender
Lo que es sentir un amor así
No me resigno a vivir sin ti
Sigo esperándote aquí...

Y de Si pudiera volar:


martes, 11 de octubre de 2016

Cumbias con hondura existencial

Aunque la cumbia es un género básicamente romántico, sensual y alegre, no faltan los temas cumbiancheros que aluden a las realidades más profundas de la existencia humana. Aquí se ha reseñado el tema Juventud, de Los Ángeles Azules, que trata el suicidio juvenil. La canción fue interpretada originalmente por Charly Becíes y posteriormente, en versión sinfónica, por Álvaro López, vocalista del grupo chileno Los Bunkers.


Siento que no me comprenden,
que sería mejor
no vivir más... no vivir más...
Y así ellos se arrepentirán
y dirán que tenía razón
de lo que hacía...




El mismo Charly Becíes, ya como líder de Los Ángeles de Charly, versionaría Tengo miedo, de los argentinos Los Bríos. Una canción tremenda:



Tengo miedo, de decirte 
que te quiero y no quererte. 

Tengo miedo de vivir pero también 
temo a la muerte. 

Tengo miedo, de marcharme 
y lamentar haber partido. 

Tengo miedo, de jugarme y 
lamentar haber perdido. 

Tengo miedo, de buscarte un día 
y saber que te fuiste. 

Tengo miedo, de saber que la 
eternidad no existe. 

Tengo miedo, que la flor de ayer 
hoy pierda su fragancia. 

Tengo miedo, en el día en que 
deje atras mi infancia. 

Tengo miedo, porque ayer gritar 
era mi forma de ir hablando. 

Tengo miedo, que hoy callar 
sea mi forma de ir gritando.

La conocidísima La vida es un carnaval, de Celia Cruz, cuenta con varias versiones, la más famosa de Margarita Vargas, ex de La Sonora Dinamita, conocida en solitario como la Diosa de la Cumbia.


Todo aquél que piense que la vida es desigual, 
tiene que saber que no es así, 
que la vida es una hermosura, hay que vivirla. 

Todo aquél que piense que está solo y que está mal, 
tiene que saber que no es así, 
que en la vida no hay nadie solo, siempre hay alguien. 


Un tema que originalmente fue concebido como vallenato y del que también han surgido cumbias es la renombrada Los caminos de la vida, de Los Diablitos.



Los caminos de la vida 
no son como yo pensaba, 
como los imaginaba 
no son como yo creía. 
Los caminos de la vida 
son muy difícil de andarlos,
difícil de caminarlos, 
yo no encuentro la salida.

Tú no sabes que la vida 
de repente ha de acabarse 
y uno espera que sea tarde 
que llegue la despedida.
Un amigo me decía 
recompensaré a mis viejos 
por la crianza que me dieron...
y no le alcanzó la vida 

Por eso te pido a ti 
mi Dios del Cielo 
para que me envíes al camino correcto.

En Argentina, La Ihuana Mary sacó una versión cachaquera.



Y otro ejemplo magnífico de cumbia "existencial" es Tabaco y ron, al igual que Juventud concebida primariamente como cumbia, e interpretada por numerosos artistas, y que, como en la canciónd e Celia Cruz, la vitalidad y la fiesta, el tabaco, el ron y el carnaval, han de imponerse al sufrimiento y la injusticia de la vida:

Porque mande mande quien mande 
en el mundo siempre habrá 
buena gente, mala gente,
el que niega, el creyente 
sabio, necio, indiferente,
tabaco y ron 

Quita esa mala gana compadre 
que te va a matar esa amargura 

Lleva compadre tu cruz 
y no se la des a nadie...
que todos ya llevamos una cruz 



Frente a la interpretación de Rodolfo Aicardi, Fernando Villalona nos proporciona en este vídeo una versión más vintage y acelerada del gran éxito.



jueves, 25 de agosto de 2016

Unas gotas de cumbia peruana

Perú es otro de los países que se ha dejado "contagiar" por la cumbia, creando unas variedades locales muy interesantes. En un artículo muy reciente publicado en el diario El país, de España, se dan unos trazos ilustrativos de la llegada de la cumbia al país andino:
El primer encuentro de la cumbia con los sonidos eléctricos ocurrió hacia mediados y finales de los años sesenta en el Perú, cuando el ritmo colombiano se amalgamó con las guitarras eléctricas del rock and roll, la nueva ola y el surf. Además de la música que llegaba de Reino Unido y Estados Unidos, grupos peruanos como los Saicos o los Belking’s producían sonidos psicodélicos que los cumbieros tomarían prestados. De esa unión nacen grupos de enorme repercusión como Juaneco y su Combo, Los Destellos, o Los Mirlos. A ese sonido se le llamaría cumbia psicodélica y, casi al mismo tiempo, cuando pasa por los Andes, chicha.
La chicha durante los años setenta y ochenta, con la aparición de bandas como Los Shapis, Chacalón y su nueva crema, o Guinda, se convertiría en un género tan popular como la salsa en los barrios de la periferia. Durante esos años, Lima sufría una gran transformación debido a las migraciones del campo a la ciudad, y la chicha fue el género musical preferido de los inmigrantes. Los chicheros mezclaban el huayno de los Andes y la cumbia tropical con los agudos sonidos de las guitarras eléctricas y teclados, creando atmósferas melancólicas, pero al mismo tiempo festivas; letras y canciones que identificaban a un colectivo que pasaba de una vieja vida rural a una nueva vida urbana.
Soy muchacho provinciano
me levanto muy temprano
para ir con mis hermanos
ay ay ay a trabajar.
No tengo padre ni madre
ni perro que a mi ladre
solo tengo la esperanza
ay ay ay de progresar.
Busco un nuevo camino
en esta ciudad ah ah
donde todo es dinero
y hay maldad ah ah.
Con la ayuda de Dios
sé que triunfaré eh eh
y junto a ti mi amor
feliz seré oh oh.
En los años noventa, la chicha fue mutando hacia la tecno-cumbia, e incluso Alberto Fujimori intentó apropiarse del sonido con su Baile del chino, ocasionando que los adolescentes y jóvenes limeños terminaran hastiados. ("Latinoamérica cocina su futuro", 22 de agosto de 2016)

Precisamente a mediados de los 90 comienza su andadura uno de los grupos peruanos más famosos en la actualidad, Corazón serrano. A pesar de algunos abandonos e incluso de la muerte trágica de la vocalista Edita Guerrero, la agrupación es una muestra clara de la cumbia peruana más popular. Aquí están su éxito Ven a mí y también El amor que perdimos, versión de la bachata original de Prince Royce, artista estadounidense de origen dominicano.

Casi de forma paralela, surgió el Grupo Néctar, nacido originalmente en Argentina pero de componentes peruanos. En su historia no faltaron ni los comienzos difíciles ni la tragedia, ya que el grupo se mató al completo en 2007 en un accidente de tráfico cerca de Buenos Aires, siendo entonces algunos hijos de los fallecidos quienes tomaron el mando del grupo. Aquí los tenemos en la versión reciente de la irónica No te creas tan importante.

  
No te creas tan importante,
ya no te pienso todo el día como antes,
se me cerraron las heridas con alcohol,
y ni borracho volvería a buscarte,
porque ya no siento amor
No te creas tan importante,
ya soy feliz no tengo tiempo para odiarte,
ya no te extraño pues sin ti estoy mejor,
no andes diciendo que me muero por mirarte
que eso ya se terminó,
No te creas tan importante,
ay, te encargo por favor…
.

viernes, 8 de julio de 2016

El otro "ángel caído": Los Ángeles Azules, Raymundo Espinoza y Rayito Colombiano

Como veíamos en la entrada anterior, Charly Becíes fue vocalista de Los Ángeles Azules durante 3 años, hasta que, por problemas con los hermanos Mejía Avante, decidió fundar su propia agrupación, Los Ángeles de Charly
De todos modos, que la voz estrella los abandonara no era algo desconocido para el conjunto de Iztapalapa. Precisamente Becíes había sustituido a Raymundo Espinoza, quien fuera vocalista de 1993 a 1996, y causante en buena parte del éxito de Entrega de amor y Sin pecado, los dos discos que colocaron a los Azules en lo más alto del escalafón cumbiambero mexicano e internacional.
Del primer disco con Espinoza, destacan los temas Entrega de amor y Ay amor:
(Curiosamente, este vídeo se rodó en el mismo lugar que una de las canciones preferidas de quien esto escribe: Amiga, mi enemiga, de la Banda Kañón)
(la calidad del vídeo es mala, pero es todo un testimonio del momento del grupo)
Del segundo álbum, Sin pecado, destacaron temas como Te necesito (el vídeo es para salir corriendo), Las maravillas de la vida y El pecado.
No obstante, y pese al gran éxito, el vocalista Raymundo Espinoza decide dejar la agrupación entre 1995 y 1996, por lo que la Familia Mejía Avante se ve en la necesidad de buscar a un nuevo elemento, debido a que las nuevas canciones requerían una voz con registro alto. Varios meses después, Raymundo Espinoza regresaría con un proyecto propio llamado Rayito Colombiano, una agrupación nueva que tendría un estilo similar al de Los Ángeles Azules. Sería la primera competencia directa para la agrupación de los Mejía Avante. (Wikipedia)
La salida del grupo tampoco fue pacífica, incluso con un coste personal para el cantante: cayó en el alcoholismo. El proceso aparece contado en el programa, reseñado en la entrada anterior, La historia detrás del mito de Los Ángeles Azules (a partir del minuto 16).
El primer disco de la nueva agrupación se tituló A mi manera, e incluía versión - una más - del archiconocido y sobadísimo tema de Frank Sinatra, además de una canción que hablaba de la adicción por la que había pasado Espinoza: Maldito vicio.
Después han venido varios discos, que serán tratados en futuras entradas. Baste señalar aquí el tema probablemente más conocido de la agrupación: Al despertar.