martes, 11 de octubre de 2016

Cumbias con hondura existencial

Aunque la cumbia es un género básicamente romántico, sensual y alegre, no faltan los temas cumbiancheros que aluden a las realidades más profundas de la existencia humana. Aquí se ha reseñado el tema Juventud, de Los Ángeles Azules, que trata el suicidio juvenil. La canción fue interpretada originalmente por Charly Becíes y posteriormente, en versión sinfónica, por Álvaro López, vocalista del grupo chileno Los Bunkers.


Siento que no me comprenden,
que sería mejor
no vivir más... no vivir más...
Y así ellos se arrepentirán
y dirán que tenía razón
de lo que hacía...




El mismo Charly Becíes, ya como líder de Los Ángeles de Charly, versionaría Tengo miedo, de los argentinos Los Bríos. Una canción tremenda:



Tengo miedo, de decirte 
que te quiero y no quererte. 

Tengo miedo de vivir pero también 
temo a la muerte. 

Tengo miedo, de marcharme 
y lamentar haber partido. 

Tengo miedo, de jugarme y 
lamentar haber perdido. 

Tengo miedo, de buscarte un día 
y saber que te fuiste. 

Tengo miedo, de saber que la 
eternidad no existe. 

Tengo miedo, que la flor de ayer 
hoy pierda su fragancia. 

Tengo miedo, en el día en que 
deje atras mi infancia. 

Tengo miedo, porque ayer gritar 
era mi forma de ir hablando. 

Tengo miedo, que hoy callar 
sea mi forma de ir gritando.

La conocidísima La vida es un carnaval, de Celia Cruz, cuenta con varias versiones, la más famosa de Margarita Vargas, ex de La Sonora Dinamita, conocida en solitario como la Diosa de la Cumbia.


Todo aquél que piense que la vida es desigual, 
tiene que saber que no es así, 
que la vida es una hermosura, hay que vivirla. 

Todo aquél que piense que está solo y que está mal, 
tiene que saber que no es así, 
que en la vida no hay nadie solo, siempre hay alguien. 


Un tema que originalmente fue concebido como vallenato y del que también han surgido cumbias es la renombrada Los caminos de la vida, de Los Diablitos.



Los caminos de la vida 
no son como yo pensaba, 
como los imaginaba 
no son como yo creía. 
Los caminos de la vida 
son muy difícil de andarlos,
difícil de caminarlos, 
yo no encuentro la salida.

Tú no sabes que la vida 
de repente ha de acabarse 
y uno espera que sea tarde 
que llegue la despedida.
Un amigo me decía 
recompensaré a mis viejos 
por la crianza que me dieron...
y no le alcanzó la vida 

Por eso te pido a ti 
mi Dios del Cielo 
para que me envíes al camino correcto.

En Argentina, La Ihuana Mary sacó una versión cachaquera.



Y otro ejemplo magnífico de cumbia "existencial" es Tabaco y ron, al igual que Juventud concebida primariamente como cumbia, e interpretada por numerosos artistas, y que, como en la canciónd e Celia Cruz, la vitalidad y la fiesta, el tabaco, el ron y el carnaval, han de imponerse al sufrimiento y la injusticia de la vida:

Porque mande mande quien mande 
en el mundo siempre habrá 
buena gente, mala gente,
el que niega, el creyente 
sabio, necio, indiferente,
tabaco y ron 

Quita esa mala gana compadre 
que te va a matar esa amargura 

Lleva compadre tu cruz 
y no se la des a nadie...
que todos ya llevamos una cruz 



Frente a la interpretación de Rodolfo Aicardi, Fernando Villalona nos proporciona en este vídeo una versión más vintage y acelerada del gran éxito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario